Sábado 20 de octubre de 2018, Zaragoza. Maricarmen y yo nos introducimos en un evento nuevo para nosotros, Women Techmakers Zaragoza, en la que es su segunda edición. En estas líneas no voy a hablar de la excelente organización del evento, ni del formato de charlas fantástico que le ha dado mucha frescura. Hoy quiero recoger aquí algunas ideas que son nuevas para mí, algunas otras que he reforzado y momentos de mucha importancia para nosotros. Los compañeros de Autentia han hecho su magia para que los contenidos del evento permanezcan para siempre. Revisa su canal y no te pierdas la magia que ocurrió en #WTMZ18. ¡Empezamos!

Enciende la Luz en WTM Zaragoza 2018

Hace tiempo nos llegó un mensaje. La organización del Woman Techmankers Zaragoza pedía ayuda para conseguir patrocinadores y llevar a puerto el evento. Yo mismo llevo años organizando eventos muchos años y sé perfectamente lo importante y a veces difícil que es contar con inversión privada que permita ofrecer un evento de calidad a los asistentes. Como nos toca muy de cerca, estamos muy sensibilizados con la gente que organiza eventos y lo hace (sin cobrar nada) como maravilloso acto de generosidad.

Este año hemos patrocinado ya muchos eventos (AOS 2018, Agile Kids España 2018, BAOS 2018, CAS 2018). Nuestro presupuesto anual estaba más que sobrepasado. Aún así, estudiamos todas las posibilidades que teníamos para apoyar Woman Techmakers Zaragoza. Y así descubrimos la posibilidad: decidimos no invertir en merchandising para la CAS 2018 y destinar esa inversión a apoyar WTMZ. Lo hicimos con el patrocinio más alto que había. ¡Y qué acierto!

El evento y el movimiento femenino

WTM Zaragoza es un evento organizado por mujeres relacionadas con el mundo de la tecnología. Este mundo tecnológico nuestro está fuertemente descompensado. Según se comentaron en algunos foros del evento, estamos hablando de una proporción de 1 mujer por cada 5 hombres. Sólo hace falta mirar cualquier otro evento de nuestra rama y echar un vistazo. ¿Qué está pasando?

WTM Zaragoza es fruto del impulso transformador de un grupo de mujeres que quieren crear un espacio que invite a otras mujeres a dar ese paso y ganar en visibilidad. Un espacio que sirva para mostrar cuánto estamos cambiando socialmente, y lo haga desde un punto de vista integrador. Esta edición me ha servido para acercarme un poco más a la mirada de la mujer sobre las bases y principios de una lucha por la igualdad. Los hombres tenemos una manera diferente de ver, sentir y concebir el mundo. Muchos defendemos la idea de crear productos centrados en usuarios. Y me hago una pregunta: ¿escuchamos con la misma intensidad a las mujeres cuando hablamos de integración femenina? ¿Estamos cayendo en la máxima de Todo para el pueblo pero sin el pueblo?

Desde estas líneas sólo puedo mostrar admiración por las organizadoras, voluntarias y participantes en WTM Zaragoza. Me ha encantado escucharos. Me ha abierto un poco más los ojos.

Mujeres, inclusión y discriminación positiva

Uno de los momentos más mágicos fue la mesa redonda que ocurrió antes del mediodía. Representantes de los patrocinadores platinum estuvimos invitados a participar. Recuerdo recibir un email informativo en el que nos preguntaban por la mujer de Enciende la Luz que iba a participar en la mesa. Mi primera pregunta fue ¿Por qué una mujer y no una participación plural? ¿Qué necesidad hay de discriminar positivamente a la mujer? Tras la mesa lo entendí: tienen demasiado que contarnos. Tienen mucha luz que aportar. Tanta, que justifica esa mesa tal cual fue.

En nombre de Enciende la Luz participó Maricarmen. Aunque ya se lo dije en persona varias veces, cada vez que le escucho me impresiona más su claridad, visión e inteligencia. Estamos muy emocionados de contar con ella en nuestras filas. ¡Eres una fenómena!

Un momento muy clarificador fue cuando se discutió sobre si era adecuado apoyar el uso de cuotas para favorecer la inclusión de la mujer en aquellas empresas y entornos en los que existe un claro desequilibrio, como en el mundo tecnológico. La respuesta casi unánime fue que, en realidad, el uso de cuotas para justificar una mayor contratación de la mujer es algo que resulta totalmente contraproducente. Incorporarte a una empresa o a un consejo de dirección por una cuota provoca que, automáticamente, tus habilidades queden en un segundo plano y pierdas legitimidad frente al resto del grupo. Hasta ahora no lo había leído en esos términos, y me parece súper interesante escucharlo por boca de mujeres que trabajan activamente por la inclusión.

Evidentemente no es para nada fácil discernir entre los múltiples caminos que se abren para nosotros como sociedad. Lo relevante es que siempre tengamos una representación plural a la hora de abordar temáticas de inclusión.

Este tiempo de mesa redonda fue para mí, con diferencia, el más relevante. Me hubiera gustado contar con al menos otra hora y media de discusión. Me quedé con ganas de preguntar muchas cosas. Desde aquí me comprometo personalmente a impulsar una nueva mesa de discusión que continue esta conversación y nos permita dar un paso adelante.

Algunas ideas clave

En la conferencia que nos brindó María Fernández Rodríguez¿Por qué mi abuela sabe usar WhatsApp y no la app del banco?” nos dejó lo que para mí es una clave en el éxito del diseño de productos.

Otro momento potente, o una buena consecución de ellos, fue la charla de mi adorada Laura Lacarra “Paciente 6.000.001 del síndrome del impostor”. Laura realizó un ejercicio de transparencia y exposición impresionante. Me quedo con su ¡Basta ya! como anclaje cuando te atrapen las redes del síndrome del impostor. Y, por supuesto, con otro de sus mensajes, que es algo que ha regido mi vida durante muchos años.

One more thing…

1 mujer por cada 5 hombres. Queremos diseñar productos de alto impacto. Nuestro concepto de equipo atiende a la integración de diferentes perfiles y habilidades para garantizar una mirada completa, transversal. Y he descubierto que incompleta. Nuestros usuarios son hombres y mujeres. Con esa proporción de 1 a 5 estamos queriendo crear soluciones para ellas desde una posición de salida equivocada. Me quedo con una pregunta básica que responder: ¿qué podemos hacer las personas para que el mundo de la tecnología resulte más seductor para las mujeres?