Minimum Viable Product

El MVP (Minimum Viable Product) es una herramienta de validación de hipótesis que debe evolucionar y junto a la cual debemos de crear un conjunto de métricas para medir su impacto.
Minimum Viable Product

A la hora de crear un producto en un entorno tan cambiante como es el de la tecnología, necesitamos herramientas para validar las hipótesis antes de hacer grandes desembolsos. Herramientas como el Minimum Viable Product (MVP).

En 1999, en pleno auge por las puntocom, Nick Swinmurn pensó que era un buen momento para crear un sitio online de venta de zapatos. Los siguientes pasos para crear la empresa podrían ser crear un sitio web con un gran catálogo, comprar a las marcas diferentes modelos y tallas, buscar un local donde almacenar todo el material, crear una pasarela de pago en la web… Sin embargo, en lugar de eso, Nick habló con varias zapaterías de su barrio para pedir si podía fotografiar su inventario y subirlo a su web. Si alguien se interesaba por el producto, él se comprometía a comprar los zapatos en la tienda para enviárselos al cliente. Nick quería validar su idea de venta online de zapatos empleando el mínimo producto posible. Había creado el MVP de Zappos.

Eric Ries describe en su libro El método Lean Startup un método para crear startup exitosas. Para ello se apoya en un circuito de feedback de información: Crear – Medir – Aprender. Por cada una de las hipótesis que queremos probar, completamos un ciclo completo. El MVP (Minimum Viable Product) es aquella versión del producto que nos permite dar una vuelta entera el ciclo de feedback con un mínimo esfuerzo y el mínimo tiempo de desarrollo.
El MVP de Zappos no requería de un gran desembolso de dinero debido a que se aprovechaba de las tiendas que ya existían en su barrio. El esfuerzo estuvo en fotografiar el catálogo de las tiendas y subirlo a la web. Y si algún cliente compraba en la web algún producto, sólo tendría que ir a la tienda y comprarlo para enviárselo. Sin embargo, este mínimo producto le sirvió para validar su hipótesis sobre las ventas online de zapatos. Diez años después de su creación Nick vendió Zappos a Amazon por 1.2 billones de dólares.

Hoy en día es común construir productos pensando en su MVP (recuerda este artículo sobre Lean Inception donde ya hablamos del MVP). Pero, con su uso generalizado, han llegado también los antipatrones:

 

  • El MVP debe evolucionar. En ocasiones nos encontramos con productos que son un MVP perpetuo. A esta versión del producto le faltan muchos elementos que pueden ser esenciales más adelante. Es difícil pensar que Zappos hubiera conseguido el mismo éxito si Nick hubiera seguido utilizando el método de la fotografía en las tiendas para vender los zapatos en su web. Una vez validada la hipótesis, se escoge otra para probar dentro del ciclo de feedback.

 

  • Junto con el MVP debemos crear un conjunto de métricas para medir su impacto. El éxito de esta versión mínima no está en cumplir con tiempos y presupuesto, si no en comprobar que estamos creando algo que alguien quiere. En el caso de Zappos, habrían de existir métricas como el número de compras, el número de usuarios de la web, el número de usuarios que repetían… Estos indicadores no sólo son métricas del éxito del producto. Se convierten en guías para la innovación del producto. ¿Qué tenemos que hacer para aumentar un 10% el número de clientes quieran repetir en nuestra tienda? ¿Cómo podemos incrementar las ventas un 20% en el siguiente trimestre? ¿Cómo incrementar en 0,5 puntos la satisfacción de los usuarios?

 

  • Lo contrario de un MVP que no evoluciona es un MVP que intenta salir con todas las características. Imagina la web de Zappos con una pasarela de pagos, unas imágenes de alta resolución y una autenticación de seguridad para poder acceder. Si se observa que los clientes no compran, ¿cómo podemos saber a qué es debido? ¿Será porque la pasarela de pago está caída? ¿O es que con la conexión a internet del cliente tardan mucho en cargar las imágenes en alta resolución? ¿El proceso de autenticación genera desconfianza en los clientes?

 

El Minimum Viable Product es una herramienta de innovación que debe servirte para validar de forma temprana las hipótesis de negocio y generar conocimiento para dirigir el desarrollo de tu producto. Pero, ¿qué pasa si nuestro MVP nos descubre que nuestro producto no tiene la aceptación que esperábamos? En ese momento tendremos que tomar la decisión de pivotar hacia otra hipótesis. Frente a lo difícil que pueda ser la decisión, conseguimos ahorrar tiempo y dinero en productos que no funcionan.

Tabla de contenidos

Comparte:

Más artículos

Matriz RACI: ¿en qué nos puede ayudar?

La matriz RACI o Matriz de Asignación de Responsabilidades es una herramienta que nos permite identificar los roles y las responsabilidades de determinadas tareas en un proyecto de forma muy visual.

Sprint Reviews: ¿Cómo dominarlas?

La Sprint Review es un evento de Scrum de cierre de iteración. Supone un ejercicio de inspección, adaptación y transparencia sobre el producto que estamos construyendo.

Suscríbete y mantente al día de las novedades

¿Alguna duda?

¡Reserva 30 minutos con uno de nuestros expertos y soluciónala!