Híbrido: el nuevo modelo de trabajo de referencia

¿Trabajo remoto o presencial? La pandemia nos ha forzado a diseñar modelos de trabajo remoto. Tras las primeras experiencias globales, los órganos de dirección se preguntan cómo volver a la oficina. La respuesta no parece ser elegir entre A o B, sino en aplicar flexibilidad inteligente. Llega el modelo híbrido, el nuevo modelo de trabajo de referencia.

El modelo presencial

Hasta la llegada de la pandemia provocada por la COVID-19, resultaba muy natural asociar nuestra jornada laboral a la presencialidad en la oficina. Es fácil creer en lo que ves: veo a mi gente en la oficina; a la oficina se viene a trabajar; ergo, mi gente trabaja, y mucho. En las empresas clásicas se tiende a asociar compromiso y entrega con la empresa a la cantidad de horas que un trabajador pasa en su puesto de trabajo, en una relación directamente proporcional: cuanto más tiempo en el trabajo, más compromiso.

Bajo el imperio del modelo presencial de trabajo aparecen algunas excepciones. Empresas y trabajadores apuestan por un modelo deslocalizado, que permite trabajar desde cualquier lugar del mundo. Hace ya 4 años, en Enciende la Luz diseñamos una formación en lo que se conocía como Smart Working, donde recogíamos modelos de trabajo que aprovecharan la tecnología actual para reducir algunos desperdicios estándar que se producen en las empresas y sacar más jugo al talento interno.

La práctica totalidad de los procesos internos en las empresas están diseñados para ser ejecutados en la oficina. Incluso las normas de relación laboral. Plantear un esquema en el que una persona trabaje desde cualquier lugar planteaba retos muy exigentes: ¿cómo afecta a los convenios colectivos? ¿Cómo adaptamos los objetivos basados en la presencialidad? ¿Cómo podemos realizar seguimiento del trabajo si tengo fuera de mi alcance a mi gente? ¿Cómo adaptamos los horarios o los sistemas de fichaje?

Y, entonces, llegó el tsunami.

Llega el cambio forzado

En marzo de 2020 se encienden las alarmas por la pandemia de la COVID-19. Nos encierran en casa y, para que no se pare la economía, nos vemos obligados a adoptar nuevas formas de trabajo que nos permitan seguir desarrollando nuestras actividades desde nuestras casas. La era del trabajo remoto ha llegado.

Esta situación provoca que las empresas adapten a toda prisa sus modelos presenciales a un modelo totalmente deslocalizado y compatible al máximo con la conciliación familiar. Tanto padres como hijos estábamos encerrados en casa. Nosotros con la obligación de seguir con nuestro trabajo, y ellos con sus estudios. El reto para ambos era el mismo: adaptar el modelo presencial a un modelo 100% remoto.

¿Cómo lo íbamos a hacer? ¿Qué tecnología podía ayudar a simular un escenario presencial? ¿Qué tipo de infraestructura iba a ser necesaria? ¿Qué tipos de trabajo o puestos sería necesario mantener presencialmente y cuáles no?

En este punto y con esta urgencia, las empresas nos vimos obligadas a buscar soluciones de contención, no de desarrollo. Se optó por potenciar lo que ya se venía usando para intentar sobrevivir. No se luchaba por ser el mejor, sino por asegurar que la actividad no se paraba. Ya tendríamos tiempo para ajustar, mejorar y eficientar. Si me estoy muriendo de hambre necesito meter alimento, no un festín.

En este momento vimos como la venta de ordenadores personales volvía a niveles de hacía años. Algunas empresas como Zoom disparaban su valoración el bolsa gracias al auge de las soluciones online. El mundo se había puesto patas arriba en tan solo unos

Si quieres estar en el top, fíjate en el top

Si no eres un innovador, aprende de los innovadores. Querer estar siempre a la vanguardia es tan legítimo como no querer estarlo. Hace tiempo leí una entrevista a un directivo de Apple que decía: “Nosotros no somos los primeros en sacar soluciones al mercado. Nos enfocamos en llegar al mercado cuando tenemos un producto suficientemente bueno que ofrecer.”. Apple es una empresa de sobras conocida por su alta inversión en I+D, que se traduce en grandes e importantísimas innovaciones de sobra conocidas: iPhone, iPad, Macbook Air, iMac, Apple Watch, AirPods… la lista es muy larga. ¿Qué hacen los demás? Copiarles.

Una vez asegurada la supervivencia, hubo algunas empresas que decidieron orientar su trabajo a un modelo 100% remoto. Habían redefinido totalmente sus procesos y normas de convivencia para habilitar que sus trabajadores pudieran desarrollar sus actividades desde cualquier lugar del mundo. Dropbox incluso ha desarrollado una guía completa con buenas prácticas y consejos que han dejado a disposición de todo el mundo, para quien pueda sacarle partido a su propia experiencia.

El esquema que han seguido la gran mayoría de empresas ha sido el mismo:

Videoconferencia

Potenciar el uso de los sistemas de videoconferencia.

Cloud

Uso de la nube para alojar documentos de trabajo.

Objetivos

Utilización de modelos de trabajo orientados a objetivos.

Transparencia

Revisiones frecuentes de avance y potenciación de los medios que fomenten la transparencia.

Vacunas, incrementos de la confianza y pasos atrás

Tras más de un año trabajando en prácticamente modelos 100% remotos para asegurar que controlamos la transmisibilidad del virus, llegan las primeras vacunas y sus efectos positivos en términos de control de la mortalidad y, por tanto, del principal riesgo de la COVID-19. Por fin empezamos a ver la luz al final del túnel. Y las empresas, en términos de gestión interna, también. En un extremo se colocan las empresas que deciden seguir con un modelo 100% remoto. En el otro, las que apuestan por una vuelta gradual a las oficinas. Con ellas, el tráfico, mayor dificultad de conciliación familiar… volvemos a nuestra “antigua normalidad”.

Lo que pasa es que las reglas han cambiado para siempre. O al menos en algunos sectores. Quizá en una línea de fabricación no, pero en el mercado tecnológico ya no se contempla una vuelta total a la oficina. Los que observamos el mercado de trabajo podemos ver cómo los trabajadores del mundo tecnológico están colocando el trabajo remoto como uno de los requisitos indispensables para valorar no sólo un cambio de empresa, sino su propia estancia en la actual. De los candidatos que nos han escrito para sumarse a la familia de Enciende la Luz, algunos sólo aceptaban un esquema con trabajo remoto 100%.

Hasta ahora te he hablado de dos extremos: las empresas que han asentado su modelo de trabajo 100% remoto y las que apuestan por volver de nuevo a la oficina. Y, entre medias, ¿qué hay? ¿Existe universo fuera de la polarización?

De nuevo, en el centro está la virtud. Sin duda, los modelos remotos nos han traído un grandísimo abanico de posibilidades en términos de eficiencia, productividad, conciliación y adaptabilidad. Lo que también es cierto es que nunca podrá igualar cómo se establecen los lazos y relaciones entre personas en el ámbito presencial. Entonces, ¿qué es mejor, trabajo remoto o trabajo presencial? En mi opinión, la pregunta es poco acertada. ¿Por qué elegir cuando podemos obtener lo mejor de ambos mundos? Para mí, igual que para las empresas más punteras, la pregunta es: ¿Cómo equilibrar el modelo remoto y el presencial para obtener las ventajas de ambos y evitar los inconvenientes?

Los modelos de trabajo híbridos

La mísmísima Apple ha terminado el verano con una noticia que no es muy buena para ellos: se ven obligados a posponer la vuelta a la oficina por las quejas y dimisiones de parte de su plantilla. Es por eso que han tenido que retrasar los planes de vuelta a la oficina hasta, al menos, enero de 2022.

Una de las empresas que aparentemente mejor está entendiendo esta nueva realidad es Microsoft. En mayo de 2021 Satya Nadella escribía un artículo en LinkedIn hablando sobre la paradoja del trabajo híbrido: las personas reclaman más trabajo remoto y el fomento activo de la colaboración interpersonal.

Un par de meses antes, en marzo de 2021, Microsoft publicaba los resultados de un estudio que ha realizado acerca del nuevo panorama del trabajo. De este estudio extraigo algunas conclusiones que aplicamos a nuestros clientes.

El trabajo flexible ha venido para quedarse

Mientras que se valoran muy positivamente las interacciones y el contacto humano, la pandemia ha generado nuevos hábitos de conciliación a los que los trabajadores cualificados no están dispuestos a renunciar. No se habla de elegir entre un modelo u otro, sino de aprovechar las ventajas de ambos.

En España, por ejemplo, Toyota sigue impulsando un escenario de máxima flexibilidad y adaptación para su plantilla. Las instalaciones están a disposición de los empleados, que siguen pudiendo trabajar desde casa según lo que les convenga.

Este mismo año, el gobierno ha publicado la Ley 10/2021 que regula el trabajo a distancia.

Las distintas generaciones viven esta realidad de maneras muy diferentes

La manera en que se relacionan las personas de distintas generaciones está muy ligada a la manera en que se relacionan con la tecnología. Realizar una videoconferencia supone una experiencia muy distinta para alguien que ha pasado media vida tomando decisiones con personas sentadas en la misma mesa que para quien ha crecido en la inmediatez de las comunicaciones actuales. Si quiero hablar con alguien en cualquier parte del mundo no tengo más que pulsar un botón.

El trabajo remoto sobre una cultura presencial ha agotado a las personas

Cuando pregunto a la gente con la que trabajo qué tal el teletrabajo, la gran mayoría coincide en lo mismo: “Ahora trabajo mucho más. Apenas puedo ir al baño. Como no tengo que desplazarme engancho una reunión con otra.”. Probablemente incluso a ti te esté pasando lo mismo.

Con el trabajo presencial teníamos momentos de café, de pasillo o de chascarrillo en el camino a una sala de reuniones. Esos tiempos de descanso y desenfoque tan necesarios, con el teletrabajo se han sustituido por más tiempo disponible para trabajar. Y eso está bien en un mundo de autómatas, pero en el mundo de los humanos bien merece una revisión.

Por supuesto, a esta situación hay que añadirle la sobrecarga que ha supuesto el encargo de nuestros hijos, que nos han necesitado más que nunca durante estos meses de pandemia. Está totalmente desubicado aquel que piense que un niño va a comportarse de manera más responsable que un adulto, atendiendo sus clases por videoconferencia, realizando sus deberes sin ayuda y todo esto sin recibir el calor de sus compañeros que tan necesario es durante esos años de mayor desarrollo.

El trabajo se ha vuelto más humano

Trabajar desde casa nos ha permitido mostrar una faceta más íntima. Ha abierto las puertas de nuestras casas y de nuestras familias. La mayor presión que hemos soportado sobre nuestros hombros ha facilitado que los compañeros de trabajo hablen y compartan sus problemas personales, algunos de ellos compartidos incluso. Hemos conocido a los hijos de nuestros compañeros, a sus mascotas, su salón o su despacho… incluso el dormitorio de alguno de ellos. Todos hemos buscado un lugar tranquilo para trabajar. Seguramente hayas conocido algún caso de familias que han tenido 4 o 5 de sus miembros atendiendo videoconferencias en simultáneo, cada uno desde una estancia de su casa distinta para no molestar a los demás.

El escenario de atracción de talento ha cambiado totalmente

Aquí podemos distinguir dos cuestiones bien distintas. Por un lado tenemos las personas que han cambiado su lugar de residencia. Por otro, la posibilidad de contratar a personas que no residen en el mismo lugar donde las empresas tienen sus oficinas. Yo ya conozco algunas familias enteras que o bien han vuelto a su tierra natal y trabajan en remoto o han decidido buscar un lugar donde tener mayor calidad de vida.

¿Quizá estemos ante la solución a la excesiva centralización de las personas en torno a los grandes núcleos urbanos?

Las reglas del juego han cambiado para siempre

Sólo el tiempo me dará o quitará la razón, pero creo firmemente que las reglas por las que se rige el mercado de trabajo han cambiado para siempre. Y no únicamente en términos de conciliación, calidad de vida y talento (atracción y retención), sino en términos de eficiencia.

También te puede interesar.

Multiplica los resultados de tu Sprint Planning

Hoy es día de Sprint Planning. Miras hacia tu equipo y… sólo ves pacas de paja rodar de un lado a otro. ¿Qué ha pasado con tus compañeros? ¿Dónde se esconderán? ¡Te han dejado solo! Te traigo 5 consejos para multiplicar los resultados de tu Sprint Planning.

En que punto del proceso consideramos el Producto como Entregable

Escoger dentro de nuestro proceso de generación de producto entregable el punto adecuado, puede ser muy complejo cuando dependemos de terceros.

La historia de scrum, su primera implementación

Actualmente Scrum es el marco de trabajo más utilizado para implementar modelos Agile. Hoy os contamos como era su primera versión.

Lo que te estás perdiendo por hacer «tu» Scrum

¿Qué ocurre si decides utilizar sólo parte de Scrum? Dejar de usar roles, eventos o artefactos tiene sus riesgos.

Cómo convivir con las incidencias en un Equipo Scrum

En los Equipos Scrum que desarrollan nuevo software y mantienen el ya existente, es muy habitual tener que lidiar con incidencias provocadas por el software en producción. Su gestión es complicada ya que interrumpen directamente nuestro plan para el sprint, y al producto ya priorizado en el Product Backlog.

El Product Owner: el desconocido y olvidado

Desde hace tiempo tengo la sensación que se desconoce la función de un Product Owner.

¿Tiene mi equipo Scrum los conocimientos necesarios para construir mi Producto?

Scrum propone que nuestros equipos tengan todos los conocimientos para generar productos que cubran nuestras necesidades. Te traigo hoy una herramienta sencilla para averiguar si tus equipos Scrum son realmente multidisciplinares.

Definition of Ready y Definition of Done

¿Qué necesitas para poder comenzar una tarea? ¿Cuándo podemos dar una tarea por terminada? Para resolver estas dudas, en este vídeo te traemos el Definition of Ready y el Definition of Done

Mi estrategia de Onboarding como Scrum Master

Me incorporo a un equipo como Scrum Master, ¿¿por dónde empiezo??

Estoy seguro de que esta pregunta ha pasado por la cabeza de más de uno y de una cuando se ha enfrentado al reto de comenzar a trabajar en una nueva empresa o con un nuevo equipo. En este post quiero compartir una estrategia que yo he utilizado y me ha sido útil para abordar el proceso de onboarding.

Cómo facilito una retrospectiva si no soy Scrum Master

Una buena retrospectiva da la oportunidad al equipo de analizar su funcionamiento y establecer mejoras. Te dejamos consejos para facilitarla.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aceptarás nuestra política de cookies si continúas navegando.

ACEPTAR
Aviso de cookies