Hoy me toca escribir un artículo que cuenta lo que pasa tras las cámaras. Hoy me gustaría escribir sobre la irrupción brutal que nos gustaría haber sido en 2018, sobre el crecimiento exponencial que ha tenido el equipo de Enciende la Luz, sobre los productos revolucionarios que hemos sacado. Pero la realidad no es esa, sino que es menos espectacular pero mucho más rica en detalles. Hoy escribo de nuevo para ti, para que sepas qué hay detrás de los bombos y platillos.

Cuando digo que en Enciende la Luz vivimos como los gatos, no es broma. Cada año aquí equivale a 7 años en otro lugar. Para lanzar una empresa que compite en un mercado donde otros competidores nos sacan años de ventaja y algún millón de euros de presupuesto, o te mueves rápido y con paso firme o estás condenado a la extinción. De nuevo miro atrás y veo todo lo que hemos conseguido este año y da un poco de vértigo. Y aquí estamos, más fuertes que nunca.

Esencia de Enciende la Luz

Enciende la Luz es una marca que quiere ser el reflejo continuo de las personas que la integran. Aunque tiene una impronta muy grande de lo que yo soy, está muy lejos de ser un proyecto meramente personal. Enciende la Luz es un proyecto de todos los que lo conformamos, que bebe de lo que somos y que busca integrar el valor diferencial de cada uno de nosotros. Cuando alguien se sube a nuestro barco es el propio barco el que cambia. Creemos en la suma, no en la absorción. Este prisma nos hace crecer despacio pero de manera muy sólida y consolidada. Hemos aprendido en este año que, por encima de ser mucha gente, está crear una marca que nos represente a todos, que nos haga sentir orgullosos. Esa esencia de Enciende la Luz nos lleva a tener muchas conversaciones, algunas difíciles, y a exigirnos mucho los unos a los otros.

Cambios en el equipo

A principios de 2018 tuvimos que enfrentarnos, prematuramente, a la decisión más difícil que hemos tenido que tomar hasta ahora: un cambio en nuestro equipo. Elena, a la que queremos mucho y deseamos todo el éxito, tuvo que tomar un camino diferente. Hoy sabemos que Elena está en el lugar adecuado para ella, donde crear, crecer y aportar todo lo que tiene dentro, que es mucho: la Fundación Gil Gayarre. Con Elena aprendimos una lección súper importante: tan importante es que un compañero aporte a la empresa como que la empresa sea el lugar adecuado para cada uno de nosotros. ¿Qué podemos aportar para el desarrollo y crecimiento profesional de cada uno de los miembros del equipo? Ésta es una pregunta que nos hacemos frecuentemente y que es parte de nuestro ADN. Por más que nos gustes, si no podemos aportarte nada ahora nuestra responsabilidad contigo es dejarte ir libre.

También hemos aprendido que hay múltiples formas de sumar gente con mucho talento a Enciende la Luz. En febrero incorporamos a Kike Mesa y, en abril, a Maricarmen García. Kike es Scrum Master y pertenece a Amaris, uno de nuestros socios estratégicos. Kike es una persona con mucho talento, muy inteligente y que atesora una naturalidad, generosidad y humildad que nos hace sentir continuamente orgullosos de tenerle en nuestras filas.

Por su parte, Maricarmen nos ha llevado a un siguiente nivel en nuestra propuesta de consultoría. Es una mujer sólida, coherente, brillante. Seguro que le has visto con nosotros desplegando sus inmensas habilidades en algunos de nuestros clientes y en eventos como Woman Techmakers Zaragoza, donde participó en una fantástica mesa redonda hablando sobre tecnología y género.

Por el camino hemos tenido oportunidad de conocer a un montón de gente fantástica que esperamos se sumen a Enciende la Luz tan pronto como estemos todos preparados. Hablo de Pedro, de Alfredo, de Laura, de Javi y de otros tantos. Tenemos la inmensa fortuna de recibir frecuentemente a personas con mucho mucho que decir en este mundo, y nosotros queremos ser su altavoz.

Apoyo a la comunidad

Llevo siendo parte de la comunidad Agile en España desde el año 2011. Tuve mi primera experiencia comunitaria en el AOS de 2011. He sido vocal de la junta de Agile Spain, he sido miembro de la organización de la CAS 2012, he organizado más de 30 eventos como el Global Day of Code Retreat, varios Open Spaces para emprendedores, UX y otros profesionales, pasando por las 4 ediciones que llevamos del Big Agile Open Space. Para mí es algo articular en Enciende la Luz. Por eso, este año hemos sido patrocinadores de un amplio listado de eventos:

Patrocinar siempre te da algo de visibilidad, pero para nosotros ha pesado mucho mucho más saber que estamos poniendo un granito de arena para que esos eventos ocurran. Hay 3 de estos ejemplos de los que me gustaría hablarte.

BAOS 2018

Tenemos un cliente (al que queremos mucho) y que compartimos con Luis Fraile. Un día que coincidimos allí y con la confianza que tenemos el uno en el otro, Luis me preguntó si teníamos desde BAOS algún problema con Agile Spain por no usarlos como plataforma legal para montar el evento. Me quedé muy sorprendido por la pregunta pero rápidamente entendí su preocupación. La organización de BAOS siempre ha tenido a Enciende la Luz como persona jurídica para responder legalmente de las obligaciones del evento. Mi postura siempre ha sido que, si nosotros tenemos esta opción, preferimos usarla y dejar a Agile Spain para las personas que no cuentan con otras posibilidades. Y así de lo transmití a Luis. Conozco personalmente a toda la junta, son personas increíbles. Y también conozco todo el trabajo que tienen por delante. Por eso me siento particularmente mal si organizo un evento y, pudiendo descárgales, les cargo más.

Es algo de lo que no solemos hablar y que nos genera muchísimo trabajo, trabajo por el que no pedimos nada a cambio en Enciende la Luz. Además de ese aporte, completamos con aporte económico como cualquier otro patrocinador.

WTM Zaragoza

Ya con nuestras posibilidades de patrocinio cerradas para el resto del año, vimos un mensaje de nuestra queridísima Laura Lacarra en el que pedía ayuda y apoyo para sacar este evento adelante. Por encima de muchas otras cosas valoramos a la gente que se mueve y dedica su tiempo a los demás de manera altruista. Una buena parte de los eventos que disfrutamos en España está montada por voluntarios que aportan todo lo que tienen sin contraprestación. Cuando alguien me dice “Bueno, como voluntario ganas visibilidad y posicionamiento” siempre respondo lo mismo: prueba tú y después volvemos a comentarlo.

Volviendo de nuevo al mensaje de Laura, discutimos internamente qué opciones teníamos de apoyar este evento. Así, decidimos jugar a tope y apoyar con el patrocinio más alto que había. Estábamos decididos a poner toda la carne que pudiéramos en el asador. Por eso, eliminamos la partida de merchandising que teníamos reservada para hacernos publicidad en la CAS 2018 y dedicar ese importe al WTM Zaragoza. Y, ¿sabes qué? Lo hicimos y lo volveríamos a hacer mil y una veces. Desde aquí agradecemos a la organización del WTM Zaragoza el pedazo de evento que se marcaron. ¡Un 10, chicas!

Agile Kids España

¿Cómo? ¿Un evento para trabajar valores ágiles con los niños y el entorno familiar? Ahí estuvimos los primeros sin dudarlo ni un sólo segundo. El equipo de Agile Women hicieron un trabajo espectacular y les quedó un evento de lo más maravilloso. Sólo tengo un deseo y es que rápidamente dejemos de asociar eventos familiares con únicamente un grupo de mujeres tirando del carro. Nosotros apoyamos abiertamente las políticas de igualdad. Queremos a personas, independientemente de su género, apoyando a las familias.

Propuesta de valor

Durante estos 12 meses hemos consolidado algunos productos con mucho éxito: nuestro modelo de consultoría, de acompañamiento, la manera en que nos acercamos a los clientes y estamos con ellos y, por supuesto, nuestras formaciones. En este tiempo hemos probado un montón de ideas, algunas que perduran y otras que hemos desechado después. Creemos en la revisión continua de nuestra propuesta. Continua y ordenada, contemplando el impacto no sólo en el corto plazo, sino también en el medio y en el largo. Este ejercicio no es nada fácil. Requiere de toda nuestra entereza para aceptar que nos equivocamos, para escuchar atentamente cuando alguien te saca los colores y entender qué has pasado por alto. A veces sufrimos, pero lo agradecemos porque eso nos hace cada vez más fuertes.

Algo que vamos a meter en el congelador para repensar, por ejemplo, es nuestra propuesta de formaciones en abierto. Nos encantan y, aunque han funcionado bien, nos han supuesto mucho más trabajo del que habíamos pensado inicialmente. Hemos probado formato, precio, estilo, día de la semana y hemos aprendido mucho. Por eso es momento de parar, analizar, asentar y elaborar una nueva propuesta que nos desgaste menos y nos permita ofrecer una experiencia aún mejor.

También hemos aprendido algo muy valioso. Somos una empresa reciente que está compitiendo de tú a tú con el resto de agentes en el mercado. Optamos a los mismos clientes que consultoras con presupuestos que multiplican por 100 el nuestro, y lo hacemos con propuestas técnicas que están, por lo menos, al mismo nivel que las demás. Y algunos los perdemos, pero otros los ganamos. Y eso nos hace sentir muy muy orgullosos. Lo que sí hemos comprobado es que, donde entramos, nos quieren mantener.

Ahora necesitamos dar un paso más adelante. Queremos simplificar nuestra propuesta, hacerla más entendible y mucho más potente. Ahora tenemos mucha más información de qué productos encajan mejor en el mercado, y de qué manera generan más impacto en nuestros clientes. Por ejemplo, algo que hacemos muy muy bien es poner a equipos Scrum a brillar, sacar adelante procesos rápidos y efectivos de conceptualización de productos o construir portfolios ágiles de proyectos. Aquí tienes ya algunas claves de nuestra nueva oferta de servicios, que sacaremos en los primeros compases de 2019. Al final todo reside en responder a dos preguntas básicas: ¿Qué necesidad has detectado? y ¿Cómo la vas a satisfacer?