Cómo trabajamos en Enciende la Luz

Enciende la Luz es una empresa enfocada en hacer emerger el potencial oculto en las personas y las empresas. Diseñamos procesos de evolución que signifiquen una experiencia rica, placentera y apetecible para nuestros clientes. Nuestro principal objetivo es ser una pieza clave dentro los procesos de transformación de nuestros clientes. Somos una empresa joven, muy joven. Joven en edad y, sobre todo, en espíritu. En este tiempo hemos identificado algunas cosas que queremos y algunas otras que no. 

¿Qué nos hace diferentes en Enciende la Luz?

Sabemos que queremos ser un referente en innovación y calidad, que se nos reconozca por ofrecer servicios que no ofrezcan otras empresas, además de un “algo distinto” en lo que sí. Sabemos que nuestro éxito está totalmente ligado al de nuestros clientes, y que su fidelidad lo está a la experiencia que seamos capaces de brindarles. Y también sabemos que una experiencia buena para nuestros clientes parte de una gran experiencia en nuestras propias tripas. Si nosotros estamos bien seremos capaces de enfrentarnos a grandes retos y dar lo mejor de nosotros mismos.

Nuestro modelo de negocio

Soluciones para nuestros clientes o facturación. Ésta es una elección a la que se enfrentan las empresas. Dos conceptos que son compatibles y que, fácilmente, agudizan lo que llamamos la “miopía de la riqueza efímera“. En Enciende la Luz entendemos que la facturación es muy importante, es el oxígeno de cualquier empresa. Pero de la misma manera que el ser humano no vive para respirar, sino que respira para vivir, nosotros nos enfocamos en encontrar la mejor solución para nuestros clientes. Entendemos que, consiguiéndolo, la facturación llega. Si no somos capaces de aportar una buena solución, nos vamos. Si hemos aportado una buena solución y nos somos necesarios, nos vamos. ¿Renunciamos proactivamente a facturar más? Si es lo mejor para nuestro cliente, sin lugar a dudas.

Nuestros valores

En Enciende la Luz queremos ser reconocidos y diferenciados por tres cualidades fundamentales:

  • Calidad. Ofrecemos sólo los servicios en que nuestros trabajos alcanzan la excelencia.
  • Experiencia. Ofrecemos sólo los servicios que hemos puesto en marcha, probado, y con resultados efectivos con nosotros mismos.
  • Honradez. Ofrecemos sólo los servicios que cubren las necesidades de nuestros clientes en cada momento y situación.

Estos tres valores son parte de nuestro ADN, ni podemos ni queremos renunciar a ellos. Dejaríamos de ser Enciende la Luz.

Nuestras políticas internas

Máximo de 4 días a la semana en cliente

Todas las personas que conformamos Enciende la Luz hemos trabajado dedicados a tiempo completo a un cliente, al menos. Gracias a esa experiencia sabemos lo caro que sale estar desconectado de tu empresa y de tus compañeros. Nosotros queremos que, cuando uno esté en un cliente, se lleve el conocimiento, experiencia y los ojos de los demás. Por eso es imprescindible que pasemos tiempo juntos fuera de los clientes.

Sabemos también que, para ser los mejores, es imprescindible estar bien formados y en conexión con lo que ocurre alrededor. Con días fuera de cliente tenemos tiempo para compartir, acudir a eventos, formarnos, diseñar servicios nuevos y cualquier otra cosa que nos traiga frescura y alegría.

Además, nos encontramos todos cada dos viernes para compartir avances, estado, revisar temas pendientes y funcionamiento interno y planificar las siguientes dos semanas. Este punto es obligatorio para todos.

Tú marcas tu horario

En Enciende la Luz tenemos dos modelos de trabajo: en oficina y en cliente. Cuando estamos desplegando un servicio en un cliente respetamos su horario salvo que resulte de poca utilidad para ambos. Nuestros clientes valoran tener la posibilidad de acudir a nosotros cuando les surja la necesidad. Es nuestra obligación, como profesionales, ayudarles a entender cuándo es rentable, por ejemplo, dedicar tiempo a un cliente fuera de sus oficinas, bien sea para preparar sesiones, bien para preparar documentación.

Cuando estamos fuera de cliente, tú eliges dónde y cuándo: en la oficina, en tu casa, en un parque, en la piscina… Sólo asegúrate que tienes una conexión wifi que te permita estar online y realizar una videoconferencia cuando otro compañero te necesite. Y, como todos somos únicos, también tenemos agendas únicas. Elige a qué hora trabajas.

Sólo hay dos restricciones: respeto por las necesidades del resto de compañeros y compromiso con los objetivos que nos marcamos.

Vacaciones: el límite lo marcas tú

En Enciende la Luz nos ceñimos a la ley para garantizar mínimos, no máximos. Por ley te corresponden unas vacaciones. Por política interna, eso supone el mínimo. Queremos estar bien, y si para estar bien necesitas más días de vacaciones, tómalos. Simplemente cuadra con tus compañeros para que todo esté bien atendido y tómate el tiempo que necesites. ¿Quién lo tiene que aprobar? Si es necesario aprobar algo, la decisión se toma en grupo, con responsabilidad.

El éxito es de todos: Salario total depende de la facturación

Queremos que todos compartamos el éxito del trabajo del grupo. Por eso, tu sueldo tendrá una parte fija que te permita vivir con comodidad y una parte variable con la que vivir mejor que cómodo. ¿De qué depende ese variable? De lo que seamos capaces de facturar. Cada 6 meses repartimos un porcentaje de la facturación, como si fuera un dividendo. ¿Y si eso nos hace entrar en pérdidas? Si nos hace entrar en pérdidas, revisaremos nuestra política de costes y de márgenes, es parte de nuestro aprendizaje. Pero lo tuyo, tuyo es.

¿Formación? Toda la necesaria

Hay empresas que limitan la formación que reciben sus empleados a un puñado de euros. Nosotros entendemos que nuestros servicios se basan en lo que aprendemos y experimentamos. Pero para experimentar primero hay que aprender. Por eso, no tenemos límite para formarnos. ¿Quieres recibir una formación? Lo comentamos en el grupo y lo evaluamos entre todos. Así de sencillo. Da igual lo que cueste. Sólo tenemos que asegurarnos que nos permitirá ofrecer un mejor servicio y que es sostenible financieramente.

Responsabilidad e individualidad

Todo este marco es sostenible únicamente desde un sentido activo de responsabilidad, individual y colectiva. Pero no sólo desde la responsabilidad, sino también desde la generosidad a los demás. Queremos vivir en equilibrio. Responsabilidad para cumplir nuestros objetivos y nuestros compromisos. Responsabilidad para construir la empresa en la que siempre hemos querido trabajar. Generosidad para ofrecer lo que tenemos a los demás y disfrutar con ello.

La individualidad es lo que nos permite reconocernos a nosotros mismos. Todos los integrantes de Enciende la Luz tenemos muchas cosas en común, y eso es algo de lo que sentirnos orgullosos. Pero también tenemos muchas diferencias, y eso es maravilloso. Esas diferencias nos permiten aportar más. Sólo reconociendo nuestras diferencias seremos capaces de explotarlas. Por eso en nuestro vocabulario no entra la palabra “recurso”, porque nos limita, nos obliga a actuar desde lo que es igual, y no desde lo que somos en total. Nuestros clientes no necesitan un Agile Coach o un Product Owner, necesitan a David, o a Juanma, o a Pep, o a quien sea la persona adecuada para cada momento.

Revisión continua de nuestras políticas

Así es como somos hoy y no es como seremos mañana. Sin cambio no hay mejora. Somos idealistas, soñadores y, desde ahí, constructores de realidades que mutan para permitirnos seguir soñando. Un ideal no sirve de nada si nos conduce a situaciones de insostenibilidad. Por eso utilizamos nuestros ideales como referencia, como guía. Frente a un nuevo cambio, aseguramos que seguimos siendo nosotros.

¿Te gustaría trabajar con nosotros?

Estamos en continua búsqueda de compañeros nuevos. Si te sientes identificado con lo que has leído y te gustan los retos, ven a vernos, llámanos, escríbenos, mándanos tu CV o algo fresco, distinto, a ahora_at_enciendelaluz.es. ¿Quieres mandarnos un vídeo presentándote? ¡Fantástico! ¡Te responderemos de la misma manera!

Quizá pienses que éste no es el momento de sumarte al grupo. Igualmente nos gustaría conocerte y que nos conozcas. Te invitamos a desayunar a cambio de una conversación agradable.

¡Te esperamos!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *